Buscar este blog

Cargando...

18 noviembre, 2010

Estudios Superiores

Buenos días :) Hoy, el tema de discusión es la elección de la carrera profesional y el centro de estudios. Bueno, primero la más fácil.

La elección del Centro de Estudios.

Después de muchas dudas, investigaciones arduas, y tener que aguantar mil charlas de las universidades, he decidido atender la Pontificia Universidad Católica del Perú. Las razones por las cuales he elegido este lugar son varias:

Uno. El tiempo. Mi área en la universidad es Letras. Y en Letras en la PUCP, antes de entrar a la facultad a realizar tu especialización, todos los ingresados deben pasar por un período de dos años de Estudios Generales. Tanto los estudiantes de Psicología, como los de Periodismo y Economía deben pasar por los E.E.G.G. de Letras, tomando distintos cursos, que incluyen Matemáticas, Historia, Filosofía, Teología, etc. Esto es fantástico para mí, pues como ya he dicho, no estoy segura de qué carrera quiero estudiar. Así, puedo estudiar Letras, que me gusta mucho, y no pierdo el tiempo decidiendo mi especialización.

Dos. El prestigio de la Universidad. La Pontificia Universidad Católica del Perú, fundada en Lima en 1917, es la número 1 del país, una de las 30 mejores de América Latina (según el Ranking Web de Universidades del Mundo), y la única peruana entre las 600 mejores del mundo en los rankings internacionales (según The Times y el QS World University Rankings 2009). Y aunque no me gustre admitirlo, muchas oportunidades de trabajo en el Perú dependen del centro educativo y del título universitario recibido. La Católica me puedo brindar ambos, además de un excelente programa de intercambio, posgrados y doctorados que me gustaría hacer algún día.

Tres. El lema de la universidad es Bienvenida la Excelencia. Significa que no sólo tiene una gran exigencia académica, sino que gracias al esfuerzo permanente de los profesores, alumnos, trabajadores y egresados, la PUCP ha adquirido un alto nivel de calidad de enseñanza, investigaciones y publicaciones académicas, así como un fomento a la responsabilidad social, aporte a la cultura e innegable liderazgo académico e institucional. Sus principios humanistas forman, de alguna manera, una gran parte de la importancia de la enseñanza en la universidad.

La elección de la Carrera Profesional

Elegir esto ha sido bastante más difícil. Es más, el algo que no tengo definido un 100%. Sin embargo, tengo varias opciones. La primera es Teatro, la segunda es fotografía y diseño gráfico, y la tercera es antropología. Yo voy a hablar sobre la antropología, y porqué es una de las carreras que me gustaría estudiar.

"La antropología es una ciencia social que estudia al ser humano de una forma integral. La aspiración de la disciplina antropológica es producir conocimiento sobre el ser humano en diversas esferas, pero siempre como parte de una sociedad."

Razón número 1: Desde pequeña, he sido criada en una familia en la que nos han enseñado a ser sumamente conscientes de nuestro entorno, qué pasa con el mundo y qué nos lleva a realizar las cosas. Y yo siempre me he sentido inclinada hacia las ciencias sociales, los estudios humanos dentro de una perspectiva social. Es más, me parece que todos deberían realizar por lo menos un pequeño estudio antropológico, o sociológico. Conocer, comprender a las personas y cómo se desarrollan me parece fundamental en el crecimiento de cada uno.

Razón número 2: Los humanos estamos formados por nuestro entorno socio-cultural. Y para la identidad nacional, es importante conocer nuestra diversidad cultural y cómo nos define la misma. Lamentablemente, no es un área al cual se le preste mucha atención. Actualmente, se está llamando a otros temas que se consideran "más relevantes". Yo difiero con esta opinión. Es importante desarrollar un orgullo nacional y una aceptación de la multiculturalidad del Perú, que nos llena de riqueza, y a mí me gustaría aportar a este movimiento.

Razón número 3: La antropología puede dar respuesta a muchas preguntas fundamentales, y entre ellas, brindar la clave para comprender los orígenes de la desigualdad social, como el racismo, sexismo, explotación, pobreza, etc. Llámalo complejo de heroína, pero siempre he sentido la necesidad de cambiar aquellos problemas. A lo mejor, la Antropología, Sociología, y otros estudios sociales, son la respuesta a la erradicación de tal desigualdad. O eso espero.

11 noviembre, 2010

Cusqueños, Cusqueñitos

Hola. He vuelto. Dun-dun duuuun. Aparentemente, ahora tengo que señalar los dos lugares que más disfruté durante mi viaje de prom, y porqué. Bueno, empecemos.

Uh, supongo que uno de los lugares que más disfruté visitando fueron las Salinas de Mara.


"Desde la época preinca, la sal se ha obtenido en Maras por evaporación de agua salada en el sol, dejando la sal detrás. El agua altamente salada ha estado fluyendo desde un arroyo cercano durante cientos de años. Los agricultores luego raspan la sal y recogen una cantidad considerable de sal. Un poco de sal se vende en una tienda de regalos cerca. En las minas hay miles de sal-piscinas, y cuando la luz se refleja que el efecto se dice que es bastante impresionante."


Si, si, todo muy interesante. Pero debo admitir que ese no es el trasfondo de mis gustos por las sal-piscinas. Cuando era pequeña, viajamos en carro con mi familia hasta Cusco, y recuerdo las salinas. Probablemente no fue tan emocionante como lo recuerdo, ni siquiera bajamos a ver las salinas de cerca, así que en mi memoria sólo está la imagen de un montón de cuadraditos blancos pequeños (porque lo vi de lejos), mientras que mi papá me cargaba en sus hombos, y me decía: "Mira, ahí están las salineras, donde hacen la sal." Obviamente, a una niña de 7 años, curiosa como yo, le encantó el lugar. Supongo que al volver 10 años después y mucho más crecida, recuerdos muy bonitos de mi infancia y de mi papá renacieron. Y creé también nuevos recuerdos, muy hermosos. Bajamos, comimos sal, tomamos fotos y nos reímos, Adriana se subió en mi espalda y casi me caigo de cara a una de las piscinas, y añadimos más anecdotas a las historias del viaje de promoción. Definitivamente, un momento de unión promocional. Además, Alejandra me regaló un corazón hecho de sal en la tienda, que luego me comí. Con mi almuerzo.


El segundo lugar que disfruté visitar fue la plaza de armas.

También llamada "Plaza del Guerrero" en el tiempo de los incas, fue escenario de diversos hechos importantes de la ciudad, como la proclamación de la Conquista de Cusco por Francisco Pizarro, o la ejecución de Túpac Amaru II, considerado caudillo indígena de la resistencia.

Sumamente importante por la carga histórica y emocional que tiene la plaza, es uno de los lugares más poblados de Cusco. Cuando caminas, puedes ver por todos lados marcas de los hechos ocurridos, la historia vivida ahí. Se parece a la capital, con mucha gente caminando por la calle, y los carros, taxis, micros y mototaxis en las avenidas. Te da un sentido de pertenencia, sobretodo si has vivido toda tu vida en la ciudad del caos, Lima. Fuimos el Martes en la tarde, creo, cuando nos dieron la tarde libre. Nos dividimos en varios grupos pequeños, y cada uno se fue con un tutor. Hicimos las compras en el Mercado Central y en San Blas, con todas las artesanías y chucherñias que querían. Afilé mis habilidades para regatear, discutiendo precios de quesos y ropa de lana, que llevé a Lima. El queso se acabó rapidísimo en casa, aunque la ropa todavía la uso. Nos divertimos, aunque esta vez no hubo gran recuerdo de la infancia y la nostalgia de pasado, blah blah blah. Sólo buenas memorias, risas, y la foto de promoción, con profesores y todo.


04 noviembre, 2010

Oh no, esto no es broma

Cuéntame... Cómo te ves de acá a 5 años?

Okey. Esto es raro. Sobre todo porque yo no comparto estas cosas. Lo pienso, analizo, reflexiono, y se acabó, estas cosas no se cuentan. Y sin embargo, aquí estoy, sentada frente a un monitor, cayéndome de sueño y pensando que me veo haciendo a los 21 años. Todo esto es culpa de David, y si me encuentro filosofando, me libro de toda responsabilidad, esto es sólo para mi curso de informática.

Honestamente? No tengo la menor idea. Ojalá haya sacado (al fin!) mi CAE en Cambridge, el certificado de inglés avanzado, que Dios sabe que vengo aplazando por un año porque me muero de miedo de no pasarlo. Y no me preguntes que carrera voy a estar haciendo, lo único que vas a encontrar es una lluvia de comentarios sarcásticos. Supongo que me gustaría haber terminado mi carrera, pero, siendo honesta, ni siquiera sé que rayos voy a estudiar. Por eso he ingresado a la PUCP (Pontificia Universidad Católica del Perú), porque qué mejor forma de decidir una carrera que en una universidad donde tienes que hacer 2 años de Estudios Generales, y donde no te piden especialización. A eso súmale una muchacha a la que le exigen seguir estudios superiores pero no sabe que hacer, y voilà! Tienes un ingreso a la Universidad Católica, prosiga por el corredor a la derecha, por favor.

Por eso digo, como voy a saber que quiero hacer? Es más, cómo cualquiera de nosotros puede saber que quiere hacer por el resto de sus vidas? Tenemos 16 años, por el amor de Dios, estas cosas no se deciden a la ligera. Tengo varia opciones, que creo que me irían bien. Definitivamente voy al área de Letras o Artes. A lo mejor Ciencias Humanas, Antropología o Periodismo, o Diseño Gráfico y Fotografía. Yo creía que quería hacer Teatro, entrar a la escuela de Artes Escénicas en Perú y hacer mi vida como actriz. Estaba tan emocionada. Ahora ya no lo sé, las cosas parecen tan relativas. Oh no, ya empezé a filosofar. Ves? Por eso no me gusta escribir mis pensamientos, luego me pongo toda rara y profunda.

Ok, digamos que estoy cerca de acabar la carrera que haya elegido, sea cual sea. Dónde voy a estar? Mi sueño era viajar mucho, salir de mi zona de comodidad, sin miedo, a ver cosas nuevas, aprender y crecer. Pero a lo mejor no de aquí a 5 años, probablemente sean 6 ó 7 años antes de irme del país, si es que las cosas salen bien. Probablemente siga en la casa de mis padres, no hay forma que en 5 años ya esté trabajando, y con un sueldo estable para poder mantenerme sola. Ni. De. Vainas. Y tampoco quiero, estoy cómoda así. Dime mantenida si quieres, pero estoy bien feliz así.

Ya, hasta ahí llegan mis planes. Algo ambiguos, lo sé. Pero tampoco soy muy fan de tener toda mi vida planeada, debo admitir, aunque a algunas personas sí les es necesario eso. Mi plan de vida, y esto lo tuve que escribir para mi trabajo de psicología el año pasado, es que no tengo plan de vida. Dónde estaría la diversión en eso? Intenta ser espontáneo. Mi filosofía era, que la vida es demasiado corta para pasarla sufriendo, así que mejor recuerda con una sonrisa lo que ya pasó, y sigue con la cabeza en alto hacia adelante. El dolor lo vivimos todo, pero sufrir es opcional. Y yo, que amo tanto vivir, no quiero perder ninguna oportunidad que tenga para sonreír.